En la 39ª sesión del Consejo de Derechos Humanos que finalizó la semana pasada, ni un solo país se manifestó cuando la propaganda sin vergüenza para el régimen de Maduro en Venezuela fue legitimada en la forma de un reporte de expertos, escrito por Alfred de Zayas, quien recientemente completó un período de seis años como el “Experto Independiente para la Promoción de un Orden Internacional Democrático y Equitativo” del Consejo.

Como lo advirtió UN Watch durante la visita de de Zayas a Venezuela, cuando publicó fotos de propaganda simulando que los hambrientos venezolanos en realidad tenían comida abundante, su reporte es un blanqueo de los crímenes de Maduro, en el cual el término “preso político” no aparece, y héroes disidentes como Leopoldo López y Anotonio Ledezma son condenados como belicistas.

“#Eliminado: después de que UN Watch expusiera las fotos de propaganda publicadas por el oficial de la ONU, Alfred de Zayas – mostrando a Venezuela como rebosante de comida, cuando en realidad millones sufren de hambre – él eliminó la página completa”

Para el Sr. de Zayas, ¿quiénes son los culpables en Venezuela? Todos menos el régimen de Maduro:

… la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, corporaciones transnacionales y grupos de lobby como el complejo militar-industrial-financiero. Estos actores usualmente son más influyentes que los Estados. Más aún, los órdenes económicos nacionales e internacional están distorsionados por tratados de inversión bilaterales, acuerdos de libre comercio, agencias de calificación de crédito, fondos buitre, boicots y medidas coercitivas unilaterales, que han resultado en el sufrimiento de miles de millones de individuos.

¿Y que hay del régimen? Él le da a Maduro un pase libre, porque, en sus palabras, es un “gobierno elegido democráticamente”:

Los gobiernos elegidos democráticamente posen legitimidad y solo ellos pueden proteger efectivamente los derechos humanos de las personas bajo su jurisdicción e implementar un cambio. Reconociendo que en todo gobierno hay políticos buenos y malos, lo que es importante es persuadirlos sobre que es de su interés adoptar medidas que refuercen el goce de los derechos humanos.

¿Cuál es la solución para la catástrofe en Venezuela?

La solución a la “crisis”venezolana yace en la buena voluntad de las negociaciones entre el gobierno y la oposición, en el fin a la guerra económica y en el levantamiento de las sanciones. En búsqueda del principio de solidaridad internacional (ver A/HRC/35/35), las agencias de Naciones Unidas deberían proveer servicios de asesoramiento y asistencia técnica al gobierno.

Él también quiere que Venezuela “refuerce la cooperación Sur-Sur, incluyendo a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Unión de Naciones Sudamericanas, el SELA y la CELAC.”

Aún cuando la OEA refirió a Venezuela a la CPI por posibles crímenes contra la humanidad, de Zayas busca culpar a los países occidentales, y pide a la Asamblea General que:

Invoque el artículo 96 de la Carta de Naciones Unidas y refiera las siguientes preguntas a la Corte Internacional de Justicia:

  • ¿Las medidas coercitivas unilaterales pueden ser compatibles con el derecho internacional?
  • ¿Las medidas coercitivas unilaterales pueden representar crímenes contra la humanidad cuando un gran número de personas muere por la escasez de alimentos y medicinas? ¿Qué reparaciones corresponden a las víctimas de las sanciones?
  • ¿Las sanciones y la manipulación monetaria constituyen crímenes geopolíticos?

Más aún, él pide a la Asamblea General que adopte una resolución “acorde a los lineamientos de las resoluciones sobre el embargo de Estados Unidas a Cuba, declarando las sanciones contra la República Bolivariana de Venezuela como contrarias al derecho internacional y a los derechos humanos.”

Además, él también haría que la Asamblea General cree “un registro central consolidado de medidas coercitivas unilaterales que pueden impactar los derechos humanos, para que sea mantenido y actualizado por el Secretario General.”

Moreover, he calls for the UNGA to adopt a resolution “along the lines of the resolutions on the United States embargo against Cuba, declaring the sanctions against the Bolivarian Republic of Venezuela contrary to international law and human rights law.

Él después pide a la Corte Penal Internacional que “investigue el problema de las medidas coercitivas unilaterales que causan la muerte por malnutrición, falta de medicinas o equipamientos médicos”. Él continúa:

Él análisis no debería ser solo cuantitativo, sino que debería determinar si, de forma objetiva, la guerra económica, los embargos, los bloqueos financieros y los regímenes de sanciones representan crímenes geopolíticos y crímenes contra la humanidad bajo el artículo 7 del Estatuto de Roma.

El experto independiente recomienda que en la reunión de Estados miembro del Estatuto de Roma se continúe con el trabajo normativo sobre el Estatuto de Roma y que reconozca los crímenes geopolíticos, incluyendo las medidas coercitivas unilaterales y la manipulación monetaria que induce la hiperinflación, como parte del espectro del artículo 7 del Estatuto. La claridad normativa tiene un valor pedagógico significativo.

Finalmente, de Zayas lanza varios ataques contra UN Watch por haber señalado su propaganda:

La misión estuvo acompañada de una atmósfera de intimidación, intentando presionar al experto independiente para que adopte una matriz predeterminada. Él recibió cartas de ONGs pidiéndole que no proceda porque él no era el relator “relevante” y casi dictando lo que debería decir el reporte. Semanas antes de su llegada, algunos llamaron a la misión “investigación falsa”. Los insultos en redes sociales rozaron el “discurso de odio” y la “incitación”. El acoso antes, durante y después de la misión fue similar al experimentado por dos periodistas estadounidenses que visitaron el país en julio de 2017. Utilizando plataformas como Facebook y Twitter, los críticos cuestionaron la integridad del experto independiente y lo acusaron de parcialidad, demostrando una cultura de intransigencia y de rechazo a aceptar el deber de un experto independiente de ser neutral, objetivo, desapasionado y que aplique su experiencia libre de cualquier presión externa. La idea de que un experto independiente debería pensar independientemente y considerar la evidencia no parece habérsele ocurrido a algunos críticos, para los cuales los derechos humanos son un arma de demonización, no solo contra gobiernos, sino también contra expertos.

Él nombra a apologistas de los regímenes de Qaddafi, Assad, Castro y de Hamas que fueron designados como expertos de la ONU, y acusó a UN Watch:

Muchos expertos han soportado el acoso, incluyendo a John Dugard, Jean Ziegler, Idriss Jazairy, Richard Falk, Olivier de Schutter, William Schabas y Michael Lynk. Incluso Virginia Dandan, Presidente del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de larga data y Experta Independiente sobre Derechos Humanos y Solidaridad Internacional, fue ridiculizada por una ONG [cita a UN Watch en una nota al pie] por su comunicado sobre su misión a Cuba (A/HRC/38/40/Add. 1)

Venezuela apoya el reporte, ataca a UN Watch

En una respuesta escrita oficial, Venezuela elogió el reporte de de Zayas:

El gobierno venezolano aprecia la visita del Experto Independiente al país, y considera que ha tenido un impacto positivo, tanto internamente como internacionalmente, en términos de ayudar a traducir la realidad del país y, consecuentemente, a contrarrestar la intensa campaña mediática internacional negativa lanzada contra Venezuela, para el beneficio de intereses poderosos y oscuros. En este sentido, apreciamos el trabajo serio y profesional, además del enfoque constructivo que adoptó el Experto Independiente en su visita.

Venezuela también acusó a UN Watch de “intimidación y ataques” por señalar su propaganda:

El gobierno venezolano lamenta y condena los actos de intimidación y ataques perpetrados contra el Experto Independiente antes y después de su visita a Venezuela por parte de enemigos extremistas de la paz y la libertad que a través de medios digitales y redes sociales incitaron al odio, retratando una intolerancia completamente inaceptable.

Author

Ezequiel

Related Posts