GINEBRA, 17 de Marzo de 2017 – UN Watch recibió con agrado la noticia sobre la renuncia de la palestina Rima Kalaf a su puesto como jefa de una agencia de la ONU con sede en Beirut compuesta de 18 Estados árabes, luego de lo que ella describió como presión de parte del Secretario General Antonio Guterres para que retire el reporte que acusa a Israel de “apartheid”. El reporte fue eliminado de la página web de la agencia de la ONU, ESCWA.

De acuerdo a lo revelado por UN Watch, el autor del reporte es el infame ex-funcionario de la ONU, Richard Falk, quien ha sido acusado en repetidas ocasiones por el ex-Secretario General, Ban Ki-moon y otros líderes mundiales por promover teorías conspirativas sobre el 11 de Septiembre, por culpar a Estados Unidos e Israel por el ataque en la Maratón de Boston y por difundir el antisemitismo.

Esta semana, la embajadora de los Estados Unidos, Nikki Haley recibió con agrado las palabras del portavoz de Guterres distanciándose del reporte, pero exigió que la ONU “retire el reporte en su totalidad”.

“Cuando alguien emite un reporte falso y difamatorio en nombre de la ONU”, dijo Haley hoy en respuesta, “es apropiado que esa persona renuncie. Las agencias de la ONU deben hacer un mejor trabajo en cuanto a la eliminación de reportes tendenciosos y falsos, y aplaudo la decisión del Secretario General de hacer que su oficina se distancie del reporte.”

“Guterres merece crédito por hacer lo correcto”, dijo Hillel Neuer, que ha enfrentado a Falk en repetidas ocasiones mientras este último ocupó una posición como investigador sobre violaciones israelíes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Pero no hay duda sobre que la voz de la moral inicial fue la embajadora de EE.UU., Nikki Haley, y que fue la influencia de los Estados Unidos lo que llevó a la ONU a actuar de esta forma.”

Author

Ezequiel

Related Posts