27 de Septiembre de 2018 – Hoy el proyecto de resolución sobre Venezuela, adoptado por el Consejo de Derechos Humanos de 47 miembros, con una votación de 23 votos a favor, 7 en contra y 17 abstenciones, no menciona las violaciones ni atribuye ninguna responsabilidad al gobierno de Maduro, “desperdiciando una oportunidad de oro para finalmente hacer que el régimen de Maduro rinda cuentas,” dijo Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, la organización de derechos humanos con sede en Ginebra.

La resolución constituye “uno de los textos más débiles sobre la situación de un país jamás adoptados en la historia del Consejo”, dijo Neuer.

UN Watch, un defensor líder de los disidentes venezolanos en las Naciones Unidas, expresó su preocupación durante una consulta de la ONU sobre el borrador del texto que fue organizada por Perú, México y Chile el 13 de septiembre. Los patrocinadores principales de la resolución incluyen a 10 países latinoamericanos y a Canadá.

“Si bien algunos afirman que los patrocinadores necesitaban ablandar la resolución para ganar una mayoría en un consejo formado por numerosos países no democráticos y cercanos a Caracas, el resultado es un texto vergonzoso que encubre los graves abusos del régimen de Maduro”, dijo Neuer. “Es mejor que la ONU no diga nada en vez de distorsionar el sufrimiento de millones de venezolanos”.

UN Watch había exhortado a los patrocinadores a que miraran su proyecto de resolución sobre Venezuela, que fue circulado por la ONU oficialmente el año pasado, como modelo.

Lamentablemente, UN Watch nota que el texto aprobado hoy carece de algunos elementos esenciales:

  • La resolución menciona “serias violaciones a los derechos humanos”, pero rompe con la práctica común, como se hizo en resoluciones sobre Siria y Corea del Norte, al no identificar de qué violaciones se trata, sin mencionar los arrestos arbitrarios, el encarcelamiento de líderes opositores o el asesinato de manifestantes pacíficos. Ni siquiera se hace un pedido a Venezuela para que libere a los cientos de presos políticos.
  • La resolución menciona violaciones pero misteriosamente evita atribuirle cualquier responsabilidad al gobierno por dichas violaciones. Tenemos un crimen sin perpetrador. Aún peor, la referencia amorfa a una “crisis” le permite a quienes hacen apologías sobre Venezuela culpar a otros por los abusos.
  • La resolución pide un reporte de la Alta Comisionada, pero su oficina ya ha publicado dos reportes por iniciativa propia, sin la necesidad de un mandato escrito. En cualquier caso, la resolución debería haber creado una comisión de investigación internacional independiente – una medida solicitada expresamente por el ex Alto Comisionado Zeid en marzo.
  • Aún peor, los diplomáticos temen que la resolución cree un antecedente negativo al insinuar que el Alto Comisionado ya no puede iniciar reportes sin el mandato del Consejo.
  • La resolución no fue presentada bajo el ítem de la agenda 4, la categoría adecuada para violaciones de los derechos humanos por parte de un país – bajo el cual se tratan las situaciones en Irán, Corea del Norte, Burundi y Myanmar . sino que se presentó bajo el ítem 2, que se ocupa del Alto Comisionado. Esto indica que el Consejo no considera que la situación en Venezuela sea grave, si más bien una cuestión “técnica”.
  • La resolución notablemente no hace referencia a los hallazgos de los expertos del Consejo sobre Venezuela, como la declaración conjunta del 28 de abril de 2017, por parte del Relator Especial sobre Ejecuciones Arbitrarias, el Relator Especial sobre Libertad de Asamblea Pacífica, el Relator Especial sobre Defensores de los Derechos Humanos y el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias.
  • La resolución no se ocupa de la rendición de cuentas de los perpetradores ni apoya el pedido del panel de expertos de la OEA para llevar a Venezuela ante la Corte Penal Internacional para que se investiguen posibles crímenes contra la humanidad, lo que fue apoyado formalmente ayer por Canadá y seis Estados sudamericanos.
  • La resolución no pide la suspensión de Venezuela del Consejo, una medida contra abusadores contemplada en el artículo 8 de la carta fundacional del Consejo, la resolución 60/251 de la Asamblea General.
  • La resolución no llama a un debate urgente o a una sesión especial, lo que reflejaría el nivel de emergencia de los derechos humanos en Venezuela.

Author

Ezequiel

Related Posts