Seis candidatos fueron clasificados como “No Aptos”: Bahrein, Bangladesh, Camerún, Eritrea, Filipinas y Somalia.

GINEBRA, 8 de Octubre de 2018 – Antes de la elección del viernes de 18 naciones al órgano más importante de derechos humanos, una coalición de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos de Europa, Estados Unidos y Canadá solicitan a los Estados miembros de la ONU  a que se opongan a la elección de Bahrein, Bangladesh, Camerún, Eritrea, Filipinas y Somalia, quienes son considerados “No Aptos” por sus situaciones de derechos humanos y por sus historiales de votación en la ONU sobre cuestiones de derechos humanos.

Los abusos de estos candidatos fueron detallados en un reporte conjunto de 21 páginas publicado por UN Watch, la Human Rights Foundation y el Centro Raoul Wallenberg para los Derechos Humanos, que está siendo enviado a diplomáticos de la ONU.

Este año no habrá competencia en ninguno de los cinco grupos regionales, que presentaron la cantidad exacta de candidatos para el número de vacantes disponibles por grupo.

“El punto de la reforma de 2006, iniciado por el fallecido Secretario General de la ONU Kofi Annan, era crear una competencia que eliminara a los peores abusadores. Lamentablemente, esto nunca se respetó, con miembros actualmente electos como Arabia Saudita, China, Cuba, Burundi y Venezuela. Aún así este año, ni siquiera hay una ilusión de competencia,” dijo Hillel Neuer de la organización UN Watch con sede en Ginebra.

Irwin Cotler, titular del Centro Raoul Wallenberg para los Derechos Humanos, y ex ministro de justicia de Canadá, agregó: “Lamentablemente, cuando la misma ONU termina eligiendo a los peores violadores de los derechos humanos para ocupar bancas en el Consejo de Derechos Humanos, promueve la cultura de impunidad que se supone que debe combatis. Las democracias del mundo deben unirse para preservar y proteger el mandato del Consejo, y para que no se vuelva un cómplice de su incumplimiento.”

A pesar de la falta de competencia en cada grupo regional, Neuer enfatizó que existe un mito entre los diplomáticos de la ONU de que están obligados a votar por todos los candidatos sin evaluarlos.

“Como hemos demostrado en nuestro reporte, las naciones votantes pueden y deben abstenerse de elegir a violadres de los Derechos Humanos para ocupar bancas en el Consejo. Nosotros necesitamos escuchar a Federica Mogherini de la Unión Europea y a los miembros de la UE liderando el llamado a oponerse a los peores abusadores. Por ahora, se han mantenido en silencio.””

El reporte también clasifica a Burkina Faso, Fiji, India y Togo como candidatos “Cuestionables”, debido a sus situaciones problemáticas de derechos humanos y por sus historiales de votación en la ONU que deberían ser mejorados.

“Tristemente, todas las señales indican que la ONU ignorará sus propias relgas y principios el viernes para rubricar ciegamente a Bahrein, Camerún, Eritrea, Filipinas y Somalia como miembros del Consejo – incluso aún cuando estos regímenes violan sistemáticamente los derechos humanos de sus propios ciudadanos.” dijo Neuer, “y consistetemente frustran las iniciativas de la ONU para proteger los derechos humanos de otros”.

“Elegir a un régimen como el de Eritrea como juez de la ONU para los derechos humanos es como nombrar a un pirómano como jefe de bomberos”, dijo Neuer.

UN Watch propone una profunda reforma del sistema de votación. “Si nuestras propias democracias continuan ignorando los criterios de eligibilidad al votar a los violadores”, dijo Neuer, “entonces deberíamos eliminar las elecciones por completo, como es el caso del Comité de Derechos Humanos de la Asamblea General. Las no-democracias no pueden seguir utilizando su elección al Consejo de Derechos Humanos como un escudo de legitimidad internacional para encubrir los abusos de sus regímenes”.

“Lamentablemente,” dijo Neuer, “la UE no ha dicho una sola palabra sobre la hipocresía de los candidatos que solo socavan la credibilidad y la eficacia del sistema de derechos humanos de la ONU. Al permanecer indiferentes mientras que los violadores se unen fácilmente al Consejo y lo sabotean, las democracias se vuelven cómplices en la caída de la moralidad de la organización global”.

“Será un insulto para los presos políticos y el resto de las víctimas – y una derrota para la causa global por los derechos humanos – si la ONU ayuda a los peores violadores a actuar como defensores y jueces a nivel mundial de los derechos humanos. Cuando el órgano más importante de la ONU sobre derechos humanos se vuelve un caso de zorros cuidando el gallinero, las víctimas del mundo sufren.” dijo Neuer.

Author

Ezequiel

Related Posts